ABRAHAM SCHAPIRA, DE LA GESTIÓN A LA COMPOSICIÓN GEOMÉTRICA

A continuación se des­ta­ca el extenso tra­bajo rea­li­zado por el arqui­tecto Abraham Scha­pira quien par­ti­cipo en la reforma de la Uni­ver­si­dad de Chile, en 1946, y pos­te­rior­mente, en 1965, junto a su esposa y un grupo de arqui­tec­tos fun­da­ron la revista AUCA. En ámbi­tos arqui­tec­tó­ni­cos se carac­te­rizó por hacer obras com­ple­ta­mente comer­cia­les y quien nunca aban­dono la dis­ci­plina rigu­rosa del tra­bajo en el len­guaje de facha­das a par­tir de los jue­gos volumétricos.
Una breve des­crip­ción de su trayectoria.
Edi­fi­cio Atalaya
Su pri­mer pro­yecto pro­fe­sio­nal fue el de dos peque­ñas casas parea­das en la calle Patricia Isa­dora. Una era para el y su esposa y la otra para unos amigos. Pos­te­rior­mente, dise­ña­ron algu­nos edi­fi­cios por encargo de fami­lia­res y amigos.
Hacia la década de los 60 se dedica a for­ta­le­cer SEA (Scha­pira Eske­nazi Arqui­tec­tos), la ofi­cina con­for­mada por el matrimonio de Abraham Scha­pira y Raquel Eske­nazi, junto al sobrino de esta última, León Mes­sina, pio­ne­ras en gestión inmobiliaria.
El DFL2, con iné­di­tas fran­qui­cias tri­bu­ta­rias, esti­muló el inte­rés de los inver­sio­nis­tas Raquel Eske­nazi se dedica por un lado a ges­tio­nar  la adqui­si­ción de los terre­nos mediante el sis­tema de true­que, que con­sis­tía en per­mu­tar las pro­pie­da­des por metros cua­dra­dos cons­trui­dos en el nuevo edi­fi­cio y con los terre­nos ges­tio­naba el prés­tamo ban­ca­rio para la cons­truc­ción. Luego, comen­zaba el tra­bajo de diseño, a cargo de Abraham Scha­pira, con la ayuda del aquel enton­ces estu­diante de arqui­tec­tura León Messina.
Abraham Y Raquel/Celebración del pri­mer aniver­sa­rio de AUCA.
Aun cuando esta ofi­cina se carac­te­rizó por rea­li­zar pro­yec­tos neta­mente comer­cia­les, en cada uno de ellos, entre los años 1950 y 1970, primó una impronta rigu­rosa en su len­guaje de fachada a par­tir de los jue­gos volu­mé­tri­cos, junto con el uso del color rojo que los carac­te­rizó. Las obras des­ta­ca­das de este periodo son el de Holanda esquina de Pío X, en 1960, y el de Elio­do­ro­ Yá­ñez 1233, de 1967.
Simul­tá­nea­mente, Abraham Scha­pira desa­rro­llaba una impor­tante labor docente como pro­fe­sor de Taller en la Facul­tad de Arqui­tec­tura de la Uni­ver­si­dad de Chile, reno­vada a par­tir de la Reforma, de la cual él había sido uno de los impul­so­res y prin­ci­pal teó­rico.
Y, más tarde, desde su fun­da­ción, asu­mió la Direc­ción de la Revista AUCA, que dejó hue­llas imbo­rra­bles por su carác­ter de docu­mento impres­cin­di­ble para el estu­dio de esa etapa de la arquitectura.
La ofi­cina Scha­pira — Eske­nazi fue pio­nera en la cons­truc­ción de edi­fi­cios de depar­ta­men­tos en Val­pa­raíso y Viña del Mar. El con­junto Mon­te­carlo, de 1962, cons­ti­tuyó un impacto urba­nís­tico por su exten­dida curva en la esquina de Ave­nida San Mar­tín con 7 Norte, lo mismo que por el ritmo sos­te­nido de sus bal­co­nes ondu­la­dos, que algu­nos esti­ma­ron alu­dían a las olas del mar. El edi­fi­cio Ata­laya, en Ave­nida Perú 640, en Viña del Mar, cons­truido en 1969, tiene un muy intere­sante juego de volú­me­nes entran­tes y salien­tes que con­tri­buyó a refor­zar el éxito pro­fe­sio­nal y comer­cial de la oficina.
Aun­que no cons­ti­tuía su acti­vi­dad habi­tual, Abraham y Raquel par­ti­ci­pa­ron en el con­curso para dise­ñar el edi­fi­cio de la Caja de Emplea­dos Par­ti­cu­la­res de Con­cep­ción, en 1966 (actual INP), obte­niendo el Pri­mer Pre­mio. El triunfo de la Uni­dad Popu­lar y el corto gobierno de Sal­va­dor Allende mar­ca­ron un vuelco en la acti­vi­dad pro­fe­sio­nal de Scha­pira. Asu­mió la Direc­ción de laVIEXPO, una exi­tosa expo­si­ción de la vivienda con nume­ro­sos con­fe­ren­cian­tes, acti­vi­da­des y visi­tan­tes veni­dos de muchos paí­ses. Tam­bién, con muchas difi­cul­ta­des, la empresa abordó el pro­yecto y la cons­truc­ción de un con­junto habi­ta­cio­nal de vivien­das eco­nó­mi­cas, uno de los pro­gra­mas de CORMU, en la comuna de Renca.
Pero los pro­ble­mas para seguir desa­rro­llando su tra­bajo pro­fe­sio­nal y empre­sa­rial, tanto por el recelo de los inver­sio­nis­tas a la situa­ción polí­tica, como por las difi­cul­ta­des para la obten­ción de mate­ria­les de cons­truc­ción, hicie­ron que el 30 de agosto de 1973 el matri­mo­nio Scha­pira –Eske­nazi, junto al menor de sus tres hijos varo­nes, Mar­celo, se tras­la­dara a España. Allí, aun­que no pudie­ron reva­li­dar sus títu­los pro­fe­sio­na­les, logra­ron desa­rro­llar algu­nos pro­yec­tos: el con­junto de vivien­das Teseo, de 1979, el edi­fi­cio Ronda de Sego­via, de 1980 y el con­junto habi­ta­cio­nal Arturo Soria, todos en Madrid.
Con­junto habi­ta­cio­nal Arturo Soria, Madrid España.

Edi­fi­cio Hanga Roa
Edi­fi­cio Inp Con­cep­ción, adju­di­cado por concurso.
Edi­fi­cio Holanda 2

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada